¿Cuáles son las ventajas de las plataformas salvaescaleras?

Las escaleras nos rodean. Ante la más pequeña diferencia de nivel, ahí aparecen los escalones como si fuesen el único puente posible entre dos plantas. Los obstáculos que suponen para las personas que van en sillas de ruedas apenas han sido tenidos en cuenta en el pasado. Si eres una de estas personas, sabrás a lo que me refiero. Las rampas y plataformas salvaescaleras han venido a derribar esas barreras. Es de estas últimas de lo que te quiero hablar.

 

¿Qué son las plataformas salvaescaleras?

Como su nombre indica, y no por menos obvio hay que dejar de decirlo, son plataformas que ascienden y descienden a lo largo de un tramo de escaleras sobre uno o más raíles. Las habrás podido ver principalmente en los accesos a edificios públicos o urbanizaciones en las que unos pocos peldaños separan la entrada de los ascensores.

 

Imagen de una de las plataformas salvaescaleras

Las plataformas salvaescaleras hacen más fácil la vida a las personas que necesitan silla de ruedas

 

No es esa su única utilidad. Cualquier escalera, ya sea recta o con tramos curvos, es apta para instalar este dispositivo si tiene la anchura y el espacio suficientes. En casa, te franquea el camino a todas las plantas sin necesidad de que te desplaces de la silla de ruedas, aunque se puede añadir un asiento plegable que haga las veces de silla salvaescaleras. Además, no debes preocuparte por que bloquee el paso, pues todos los modelos permiten que también las barandillas de seguridad y la base se replieguen.

Así, los salvaescaleras con plataforma son ideales para las casas particulares o unifamiliares y para las escaleras de acceso a los ascensores de edificios de viviendas, especialmente para las personas que usan una silla de ruedas. Están provistos de un sistema de accionamiento especial que es capaz de asegurar un movimiento y un funcionamiento suave y preciso, independientemente de la inclinación de la escalera. Están hechas para soportar un uso continuo, difícil y, en algunos casos, están provistas de una lona protectora. Se pueden plegar completamente y dejar apartadas a la llegada, lo que garantiza la accesibilidad perfecta de la escalera y su uso por el resto de personas.

 

Las plataformas elevadoras son una alternativa

Existen dos tipos funcionales que comparten características y desempeño, pero se distinguen por el modo de satisfacer las necesidades de quienes los demandan.

  • Por un lado está la plataforma salvaescaleras. Esta sigue el curso de los escalones deslizándose por uno o dos raíles ensamblados a la pared o sobre unos postes.
  • Por otro, la plataforma elevadora. En este caso, el pasajero se desplaza arriba y abajo en el hueco dejado por la escalera de la misma forma que lo haría un ascensor.

Como ves ambos corresponden a situaciones diferentes, pues este tipo de soluciones de accesibilidad dependen en gran medida del espacio disponible para su desarrollo adecuado.

 

Ventajas de las plataformas elevadoras frente a otras soluciones

Las barreras arquitectónicas siguen siendo un obstáculo para el bienestar de las personas. Piensa en cuántas situaciones nos vemos obligados a usarlas y las dificultades de las personas con discapacidad que se enfrentan a ellas en la vida diaria en lo que para muchos es la norma. Escaleras y pendientes son un obstáculo para la vida cotidiana de mucha gente. A menudo se oye hablar de la eliminación de barreras arquitectónicas y de las maneras por las que se puede lograr que se convierta en una realidad común.

Las plataformas son unas excelentes soluciones para superar estos problemas y garantizar a las personas con movilidad reducida una mejor calidad de vida. Así, subir o bajar escaleras con comodidad, superar con sencillez un desnivel, puede mejorar el bienestar de los que viajan en silla de ruedas. El objeto de estos aparatos es permitir que personas de avanzada edad o con movilidad reducida o en silla de ruedas puedan con facilidad moverse por las distintas plantas de su propia casa u otros edificios. Así, frente a las orugas salvaescaleras, presentan la ventaja de la independencia, pues no requieren la asistencia de una segunda persona para que el usuario pueda beneficiarse de su manejo.

 

Imagen de una plataforma elevadora

Acceder al portal con comodidad es posible con una plataforma elevadora.

 

Están pensadas para escaleras amplias y para transportar casi sin límite a personas de diferente peso y altura. Poseen un robusto motor que desliza la plataforma por los raíles con seguridad y suavidad. Para ello, dispone de mandos a distancia o interruptores tanto en la misma plataforma como en las paredes aledañas. Esos mismos mandos permiten que las barras de seguridad y las rampas de acceso se plieguen para facilitar la entrada de las sillas de ruedas en las plataformas.

Todos los modelos de plataformas elevadoras van equipadas con mecanismos de seguridad y accionamientos manuales que consiguen que el pasajero tenga una conducción fiable y cómoda.

 

La instalación de una plataforma elevadora

Tanto si es una persona con movilidad disminuida como si es una persona en silla de ruedas, una plataforma salvaescaleras será un complemento adecuado para desarrollar tus tareas cotidianas. Según el destino que le queramos dar, podrás instalarlas en diferentes ubicaciones. Si es a la entrada de casa, para superar esos breves escalones que separan el suelo del portal, podrás optar entre colocar una plataforma elevadora o un salvaescaleras dependiendo del estilo de la escalera. En la mayoría de los casos, se requiere un permiso de obra. Sin embargo, los beneficios que te reportará no tendrán precio.

 

La plataforma salvaescaleras y la seguridad del usuario

Los más recientes modelos de plataformas elevadoras ocupan muy poco espacio y se pueden acoplar en cualquier tipo de escalinata, incluso las más sinuosas, sin ningún tipo de modificación de las paredes y aumento en el hueco de la escalera. Se pueden montar directamente en los peldaños, bajando aún más el costo de la instalación y, además, su uso no necesita ninguna autorización o licencia.

Su instalación no implica ningún cambio en el sistema eléctrico, ya que es suficiente una toma normal que permite la carga de la batería. También ofrecen una serie de sistemas de seguridad que, cuando están activados, impiden la funcionalidad de la máquina, por lo que el sistema se vuelve inutilizable para los niños y las personas no autorizadas. Las plataformas salvaescaleras están diseñadas y fabricadas para ser utilizadas por cualquier persona con facilidad y seguridad. En cualquier caso, cuando la instalación se haya completado, los técnicos proporcionan un manual de usuario detallado y toda la información necesaria para emplear estos aparatos con seguridad y confianza.

 

Imagen de una plataforma vertical

En ocasiones el mejor salvaescaleras es una plataforma vertical.

 

El cierre de la base permite reducir al mínimo el impacto en la escalera cuando la plataforma elevadora no está en uso. Para garantizar aún más la seguridad al utilizarla, el dispositivo suele estar equipado con un sistema antiaplastamiento. El funcionamiento está garantizado incluso en caso de apagón eléctrico mediante el uso de baterías recargables de larga duración.

En definitiva, la ventaja de no tener que bajarte de la silla de ruedas compensa de sobra el desembolso que supone la instalación de un dispositivo de estas características. Es, para la personas que van en silla de ruedas, una de las mejores soluciones para poder acceder a las diferentes plantas de su casa y salvar esos escollos que suponen las escalinatas de acceso al portal.

Otras opciones de accesibilidad:

 

 

2 Comments to “¿Cuáles son las ventajas de las plataformas salvaescaleras?”

  1. ana dice: Responder

    Son unos aparatos geniales. Para las viviendas de dos plantas en las que viven personas mayores es una solución ideal para evitar accidentes.

  2. Maria Montes dice: Responder

    La verdad es que son aparatos muy practicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

SUBIR